-    Escrito por blank

“Perdidos en la tribu” parece ser una farsa en toda regla…

Aunque lo cierto es que la noticia no es que nos sorprenda mucho, hay que decir que el que El mundo haya “destapado” que “Perdidos en la tribu” el nuevo reality de Cuatro no es tan “real” como aparentaba ha provocado el que en varios medios se hable del programa como una auténtica farsa ya que por lo visto las tribus ni son tan salvajes ni las fieras a las que se enfrentan están allí por casualidad.

Por lo visto, la polémica ha surgido a raiz de que la fundación CEAR y en concreto una de sus cooperantes, Silvia Sala, haya “denunciado” el que “Perdidos en la Tribu” pagara a los miembros de la tribu de los bosquimanos (o san) para que aparecieran en el programa junto a una de las familias participantes. Además, las organizaciones de Namibia también aseguran que que se da informacion falsa sobre las costumbres de los himba, la otra tribu africana del programa.

 1242156708_extras_ladillos_1_0

La cooperante española, asegura que la tribu de los bosquimanos fueron sacados en realidad de Donkerbos-Sonneblom, un territorio en el interior del desierto del Kalahari, para instalarse en unas cabañas que no eran las suyas, lejos de sus tierras de cultivo y los colegios de los pequeños durante un mes yque además les pagaron tan solo 175 euros a los adultos y 67 a los niños y dinero que encima gastaron en alcohol.

Es evidente, hay que decirlo también,  que muy ingenuo hay que ser para creer que realmente un programa como “Perdidos en La Tribu” se da porque sí y porque se haya encontrado a una tribu indígena dispuesta a participar sin más,  ya que siendo un programa de televisión estaba claro que muchos de los momentos que se ven estan guionizados y que como no era de esperar que las tribus no fueran tan “salvajes” como las pintan.

Más allá de polémicas, Cuatro se defiende asegurando que Eyeworks Cuatro Cabezas, la productora del programa, buscó un país con tribus en unas condiciones determinadas, pidió permiso a las autoridades y luego, los indígenas accedieron voluntariamente a participar. “Se trata de poner de manifiesto la forma de vida de los menos desarrollados y ver la capacidad de unos occidentales de vivir en esas condiciones“, indican.

Evidentemente desde la cadena se lavaran las manos ante cualquier sospecha de “fraude” y es más se puede incluso pensar que con este “descubrimiento” los casi 2,5 millones de espectadores que siguen “Perdidos en la tribu” cada domingo vayan a ser más ya que con polémica, evidentemente, siempre se genera más audiencia aunque cosas como esta sean en realidad una “farsa”…

Vía| El mundo